LAMPARAS DE PLASMA, EL RENACER DE LA MEDICINA DE TESLA

 

Las primeras patentes de Tesla han sido mejoradas, sus resultados están asombrando a la comunidad médica internacional. Lo que promete ser una revolución en el tratamiento de muchas enfermedades, ha comenzado.

En 1856, en la pequeña aldea de Smijan, nacía Nikola Tesla, uno de los mayores genios de la humanidad. Sus trabajos en medicina son más desconocidos y perseguidos, que sus inventos para crear una energía libre y sin cables. Tesla

 

 

En 1890 el genial inventor patentó la primera LAMPARA DE PLASMA. No tardaría mucho en descubrir las aplicaciones médicas del plasma frio. En la exposición universal de Chicago de 1893 presentó el RAYO DE LUZ VIOLETA .

No tardó mucho a que, varias empresas, comenzaron a comercializar variantes de este dispositivo. Finalmente entre los años 1940 y 1950 F.D.A (Federal Drug Administration) comenzó una caza de brujas que acabó con todos estos aparatos de uso terapéuticos. Su uso, oficialmente, sólo es efectivo y permitido, en medicina estética.

Pero la batalla de la humanidad para usar esta tecnología médica, continuó muy lejos de los EEUU. En 1950 el investigador  ANTUANE PRIOR, comenzó a tener unos éxitos sorprendentes en la cura del cáncer, utilizando este mismo principio. El gobierno francés llegó a financiar sus experimentos. No tardarían en acusarle de fraude. Los ratones de prueba con el sistema inmune deprimido y con cáncer, que Prior usó para sus ensayos, regresaron tan sanos que le acusaron de fraude. El laboratorio proveedor de los ratones, afirmó que el investigador había cambiado los especímenes. Tras su muerte sus descubrimientos fueron desechados por la ciencia médica.

La llama del poder curativo del plasma vuelve hoy en día a brillar con fuerza. Los estudios científicos sobre sus efectos en las células son ya, muy numerosos.ESTUDIOS DE PLASMA FRIO

Los pioneros abrieron el camino, otros están perfeccionando y adaptando la técnica. Los baños de plasma en frío comienzan a revelar su potencial. Son muchos los testimonios que atestiguan los efectos beneficiosos para su salud de la versión más moderna y perfeccionada de este sistema: 

THERAPHI es la marca comercial de esta moderna versión del rayo violeta de Tesla.

 

El 7 de enero de 1943 a la edad de 86 años, Tesla murió solo en la habitación 3327 del Wyndham New Yorker Hotel. El 12 de enero, dos mil personas asistieron a su funeral de estado. Cuando murió, el Gobierno de los Estados Unidos intervino todos los documentos de su despacho, en los que constaban sus estudios e investigaciones.

 

El genial serbio nos dejó un mundo abierto a nuevas posibilidades. No permitamos que, esta vez, nadie nos vuelva a cerrar el paso.